Kangamba

Oi hablar de Cangamba por primera vez cuando aun estaba en la escuela, no recuerdo exactamente si hacía el pre o la secundaria. Pasaban por la TeVe un documental nacional sobre la batalla que se habia desarrollado en este pueblo durante la guerra en Angola. El documental era sobrio, solamente entrevistaban a varios de los cubanos participantes en la batalla y mostraban varios mapas militares y diagramas impresos en papel sobre el cerco de 3000 efectivos de la UNITA al pueblo defendido por apenas 150 cubanos y cifra similar de FAPLAs. Ya en aquel momento la épica del suceso me impactó.

Cangamba volvió a aparecer para mi hace unos tres años cuando un amigo me contó que tenía que tomar una decision importante en su vida: quedarse en la universidad como profesor de su carrera y cumplir con el servicio social o irse a Camaguey a colaborar con la filmacion de una película sobre Cangamba. Trabajaba cuando aquello con uno de los mejores editores en Cuba y esto le podía dar mucho prestigio dentro del medio. Al parecer la película iba en serio, ya estaba presupuestada por el ICAIC y el MINFAR como la mayor producción cubana de la historia y había sido encomendada a Rogelio Paris, el director de la anterior “Caravana”.

Tres años esperamos por ella. Recién este sábado vi la película que tanta expectativa había creado, ¡al fin! Debo reconocer que una mente formateada a lo Hollywood se hubiera quedado esperando la gran batalla final, pletórica de efectos especiales, donde la superioridad ¿tecnica, racial o de valores? hiciera que 150 tipos pudieran a pecho descubierto apabullar a una cantidad superior 20 veces superior de enemigos que caerian como moscas ante el poderío y la destreza de los “buenos”. Pues no, de esto no va Kangamba (con K, no es una errata).

Kangamba es una historia agridulce (como nos dice su director). Pero es una historia ademas cubanísima, donde los personajes se expresan sin panfletos, donde lo mismo mueren los buenos que los malos, donde el personaje que podriamos llamar principal no tiene ningun momento de gloria suprema, sólo vive el hecho como una persona real. Donde se muestra el lado verdadero del azar de la guerra; en la cual no importa cuan bueno o protagónico seas, puedes morir sin penas ni glorias, de la manera mas tonta (si es que existe una manera tonta de morir).

No es una historia de superhombres, es una historia de gente normal. Gente movida por el miedo a morir y por el deseo de salvar y ayudar a sus compatriotas y hermanos en peligro mortal.

————————————————–

Lo malo (en mi modesta opinion): el deficiente tratamiento histriónico de los “malos” de la película, es decir, la UNITA. La escena final es de gran dramatismo, tiene genial tratamiento musical que nos lleva al lev motiv de la pelicula, pero es algo inconexa e incompleta. La pelicula no incluye el importantisimo (y casi suicida) papel de los reabastecedores que permitieron resistir durante 9 dias a las tropas cercadas en Cangamba.

Lo bueno: los efectos especiales y la edición: las batallas donde participan los migs estan muy logradas, con una estética minimalista y un realismo que envidiarían superproducciones  del otro lado del golfo. Hay una escena donde un mig falla dos veces su objetivo y a la 3ra hace un ataque casi suicida que te hace levantarte del asiento y sentirte volando a mach y medio de velocidad.

La película te mantene con el pecho oprimido practicamente desde despues de los 20 primeros minutos hasta el final. La música es sencillamente genial. El concepto de la pelicula que se aleja del clasico y tradicional cine de guerra en donde la exesiva épica y el predestinamiento de los protagonistas nos recuerda mas a la fantasía de Tolkien que a la realidad de la guerra convencional.

Published in: on octubre 7, 2008 at 3:42 pm  Comments (2)  

2 comentarios

  1. Estamos conectados con la impresión que nos dejó la peli. El cartel lo encontré en La Jiribilla, firmado por los realizadores, falta saber cuál de tantos es el oficial, nos vemos pronto!!!

  2. @lolitovc yep, eso mismo, el que esta en este post es el que estaba puesto en el chaplin


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: