Los cines de la habana

Hoy, 6 y 900PM… y de pronto te das cuenta de lo que pasa es que caminan por la calle 23 del vedado, tantas veces recorrida por ambos; algunas veces entre partidos de la risa sobre tus chistes ingenieros y contentísimos de mover la cola y del helado de Coppelia; andando casi de la mano. Las más veces con la cabeza llena de preguntas sin responder, sobre la vida, sobre las cosas después de la graduación, las tesis, los regresos y los futuros.

Ahora miras, calculas y accross the universe estas entrando en un cine, sin preocuparte de los amigos que te esperan más allá en la esquina. Compras dos entradas, pidiendo que la magia de los tiquets una vez más te ayude. Enseñas los pases a ella, cómplice guiñas un ojo, la arrastras y te das cuenta de que gastaste los cuatro pesos por gusto, de que la noche es así de mágica que ni siquiera hay taquillera, el encanto -que tanto necesitas- de estar solos entre tanta gente se puede mantener.

Ya ha pasado All my loving y te lamentas, porque representa tu reconocimiento a quien se atreven a desafiar con el amor las lejanías de la vida, ese reconocimiento que también es una parte grande de tu amor. Pero respiras hondo y reconoces los compases iniciales de Something que cantas y la besas, queriendo ser más tierno hoy que ayer, que el primer día, que nunca, porque sabes que besos como este quedan pocos, que quizás sean los últimos.

Y tratas de compensar con lo que estas sintiendo todo el desamor, las imposibilidades y tu incapacidad real de lograr amor, el amor ese que hoy estas necesitando más que nada. Y mientras la besas te estás dando cuenta de que hoy ni toda la magia del mundo, ni de los Beatles, ni de Schmendrick el mago te puede ayudar en nada.

El dont want to leave her now hoy está difícil de llevar en los hombros, está ahí como una certidumbre que te abruma, contra la que no sabes hacer nada y para la que no te prepararon ninguna de tus experiencias. Contra la que no sirven los libros, los consejos de los amigos que no te atreves a pedir, ni el malecón, ni la poesía de Wichy. Sabes que si se pudiera acabar hoy sería lo mejor, etiquetar el momento este y recordarlo, pero sabes que no es así, que la ley es que vendrán tiempos peores. Que cada vez nos aguantaremos menos hasta que no sea soportable, pero que no podrás renunciar, que para eso hace falta más valor que el que te queda.

Published in: on octubre 20, 2008 at 3:31 pm  Comments (13)  
Tags: , , , , ,