Power to the People (o la perreta de hoy)

powertothepeople

Mi dia comienza. Hoy debo aplicar un examen, por eso decido estar en la Cujae temprano. A las 7 y 30 de la mañana espero el omnibus (PC). Parada llena, hay un omnibus roto muy cerca de ahí. El PC se acerca en la lontananza y todos se aprestan. El chofer no se detiene, sigue de largo, mientras pasa por delante nuestro vemos que va muy lejos de estar lleno y vemos también su número de identificación, 601.

100 metros más adelante se detiene, al parecer presionado por las personas que desean bajarse. Mi premura por llegar a la universidad me hace correr el hectatlon junto con otros candidatos a pasajeros, a duras penas alcanzo a montarme saltando sobre el escalón en marcha.

Veo que el tipo le cierra la puerta en la cara a varios de los que corrieron y como 10 personas se quedan debajo, entre los que quedan amigos mios. La adrenalina desplegada en la carrera me hace exigirle en una voz no muy moderada al chofer que se detenga y el tipejo me dice que no, que hay una “guagua pirata” robandole el pasaje (refiriendose al omnibus roto junto a la parada). Pasamos de la argumentación a los gritos en lo que él acelera. Termino jurandole adosar una queja al buzón de la Metrobus Omnibus Enterprise con abundantes testigos y el loco casi se me ríe en la cara. IMPUNIDAD.

Despues de un tan genial comienzo de mañana llego (8 y 05) a la Cujae y me voy a imprimir los exámenes que debo aplicar a los estudiantes a las 11:30. Le extiendo el documento firmado y acuñado por el decano de mi Facultad solicitando la impresión de los exámenes y recibo de intercambio la afirmación de que no hay tinta para imprimirlo. Miro desconsolado el original del examen a dos columnas de una página A4 y me pregunto como coño se supone que yo lo aplique a un aula de 120 estudiantes sin sacarle fotocopias ¿lo dicto? ¿como dicto esto

class Person
{
  public string Name;
  public int Age;
  virtual public void Birthday()
  {
    Age++;
  } …

…y las consecutivas tres clases con métodos, constructores, atributos y propiedades? La compañera me ofrece imprimirme sólo 25 copias con una impresora de reserva y me alegro (lol), porque con eso puedo aplicar el examen aunque sea a uno de los grupos. Iluso, yo le extiendo la autorización. Condescendiente y didáctica ella me explica que esa autorización pide 200 copias del examen y ella sólo va a imprimir 25, es menester buscar una nueva  autorización que diga 25 y no 200 y que además esté libre de borrones.

Salgo con la misión de robarle ahora tiempo a mi decano o a mi jefe de departamento (que deben estar proyectando el futuro de mi universidad y departamento) para que revisen, firmen y acuñen la nueva y anodina veinticincounitaria autorización. También mi tiempo (que debería utilizar en proyectar mi futuro) se escapa segundo a segundo, en los brazos de la burocracia.

Aplico el examen en 25 copias a uno de los grupos y lo suspendo por lluvia para los otros, con el consecuente disgusto de los que estudiaron y la no disimulada alegría de los que ayer se fueron de parranda.

(12 y 05) me voy al comedor. Ahí no me dejan almorzar, segun la “muchacha” de la puerta mi tarjeta no pasa por el identificador infrarojo, al parcer la tinta se ha desteñido un poco en los tres años que lleva en mi poseesion y el lector de barra tiene un poco de miopía.

Le dedico la mejor de mis sonrisas (si, ya se que mis dientes no estan parejos ¿ok?) y le digo esperanzado “pero tu me vas a dejar comer ¿verdad?”. Sin embargo ella prefiere no dejarme pasar al comedor, esa tipa no entiende de sofismos ni argumentaciones, simplemente me dice NO y ya. Como dice Max: He ahí el pequeño Stalin que tiene dentro todo funcionario público cubano, por insignificante que sea.

Es un poco kafkiano, porque delante de ella tiene un teclado donde escribiendo mi CI el sistema me reconoce y muestra exactamente la información que el carnet tiene, pero en el poder de ella está no dejarme pasar. Eso va a garantizar una porción más de comida sobrante para ella y sus compañeras. Eso además me obliga a ir a comerme una pizza al precio de un poco más 2/3 de mi salario diario (dime ahora que 2/3 no existe, Raudelis, para que veas, jeje).

Despues de un día como este me siento en mi mesa para pensar con quien me quejo de todos estos maltratos, abusos, y hasta etceteras. ¿Con Omnibus Metropolitanos? ¿Con el sindicato de mi departamento? ¿Con la sección de acuse de recibo de Juventud Rebelde?

Todas estas cosas le pasan a diario a miles de personas en Cuba (les juro que no sé si en Haití pasan, pero ahora mismo eso me importa poco). Ni Omnibus Metropolitanos, ni los sucesivos Jefes de Departamento, ni JR han solucionado estos problemas durante largos años. Y entonces rompo el voto de anticatarsis de este blog (pa eso son los votos ¿no? pa romperlos). 

¿Será que para vivir en el socialismo hace falta pasarse la vida quejándose? ¿Opera acá la ley de la queja y la demanda? ¿Es la mala leche el ingrediente necesario? Y mirando mi buró me pregunto ya acomplejado ¿seré yo también un burócrata? ¿seremos todos ya unos burócratas?

Published in: on mayo 6, 2009 at 6:56 pm  Comments (11)  
Tags: , , , , , ,

Amenazas, limitaciones y barreras para la llegada de la web 2.0 a Cuba

A pesar de que poco a poco todo llega, hay muchos fenómenos tecnológicos que demoran en establecerse en Cuba. Uno de ellos, por ponerles un ejemplo rápido y obvio, ha sido la telefonía celular. El acceso amplio a internet es otro de ellos. Sólo una pequeña parte de la población cubana es capaz de disponer de un espacio en el reducidísimo ancho de banda del que dispone el país.

Mapa de la fibra optica bordeando cuba

Mapa de la fibra optica bordeando cuba sin tocarla

Sólo hasta el año 2010 no se espera una mejora en este aspecto, cuando la fibra óptica que nos unirá a Venezuela aumentará el tráfico con la red de redes. (más…)

Published in: on diciembre 10, 2008 at 7:50 pm  Comments (2)  
Tags: , , , ,